¿Dónde navegar en la Costa Brava?

  • carlos 25 marzo, 2020
  • Home

Te proponemos un recorrido por los puntos de mayor interés de la Costa Brava. Partiendo con un barco de alquiler en Palamós, enclave pesquero de la zona y con todos los servicios, podrás embarcarte en un apasionante viaje para apreciar los contrastes de las calas turquesas con el verde de la vegetación y el paisaje agreste de la zona.

El itinerario puedes modificarlo a tu gusto ya que hay innumerables calas de interés en la Costa Brava, y dependerá también de la duración de tu aventura náutica. Pero considera que para ver todos los sitios descritos aquí, deberás contar con al menos una semana de alquiler. Sino tendrás que volver nuevamente o ser más selectivo 🙂

Desde Palamós tardamos muy poco en acercarnos a Calella de Palafrugell para disfrutar de la vista que el mar nos brinda de este pueblo marinero y la vegetación que lo rodea. Después de esto podemos fondear en cualquiera de las siguientes calas que nos esperan acercándonos a Begur, las más conocidas y de visita obligada son Aiguablava, Sa Tuna, Fornells, Aiguafreda y Sa Riera. Si lo prefieres contamos con barcos de alquiler en Calella.

Hacia las Illes Medes, una infinidad de calas

Saliendo desde Palamós también podremos poner rumbo hacia L’Estartit, concretamente a las Illes Medes. Y de camino nos encontraremos con Cala Fosca, Cala Castell… o con solo alejarnos un poco de la costa, con las Islas Formigues, refugio de aves marinas, pasado medieval y un faro.

Ten en cuenta que estas calas se caracterizan por tener un buen abrigo para fondear en un paisaje totalmente típico de la Costa Brava. Allí podrás tomar el sol o disfrutar de un rato de paddle surf. Consulta los extras y juguetes acuáticos de tu barco de alquiler en Palamós.

En otras disfrutaréis de otros encantos, como en Sa Tuna viendo el pueblo pescador que se asoma al mar. Si estás allí quizás sea un buen momento para degustar una estupenda paella directamente en el barco.

En Playa Fonda, en Fornells, hay una piscina natural que aunque privada es sin dudas apartada y tranquila. Continuando, frecuentadas por turistas, las bellas Aiguafreda y Sa Riera, esta última con una playa familiar.

Una vez pasada Sa Riera, ya podemos ver Pals, con una costa que se extiende en 4 millas, y más allá, a las Islas Medas.

Si os gusta el submarinismo y disfrutar de un paisaje natural sin igual, las Islas Medas son sin duda una visita obligada y forman parte del Parque Natural del Montgrí. Aunque se elevan escarpadas las 7, lo interesante sobre todo está bajo el agua por su fauna y flora marina.

L’Escala y alrededores

Encontraremos un perfecto abrigo de la Tramontana en Cala Montgó una bahía profunda que sin duda es un lugar estupendo para resguardarse ya que una vez entremos en L’Escala ya no estaremos poco expuestos al viento como aquí. Disponéis de fondeaderos de arena y rocas o algunas boyas en verano, de todas formas el fondo de arena y algas es ideal para poder fondear sin problema.

Roses y el Cabo de Creus

Zarpamos rumbo al Cabo de Creus, donde después de el largo Golfo de Roses ya encontraremos calas donde fondear, bien resguardadas de vientos.

Una de estas calas es Cala Montjoi bastante conocida por cuestiones gastronómicas, allí se encontraba El Bulli de Ferran Adrià. No será difícil acceder a la arena desde el barco ya que hay un buen desnivel que permite que los veleros se acerquen notablemente a la orilla.

Pero si quieres hacer un poco de snorkeling Cala Joncols será un sitio ideal por sus fondos marinos. Incluso hay empresas de buceo que pueden elevar aún más las sensaciones de esta experiencia en la Costa Brava.

Ya de camino podemos parar en Cadaqués y escaparnos a tierra para pasear por sus callejuelas.

Si lo que queremos es ver los paisajes inspiradores de Salvador Dalí sólo tenemos que ir un poco más al norte a la Bahía de Portlligat. No es de parada obligatoria visitar la casa del pintor pero lo que sí será inevitable descubrir por qué escogió este lugar que en su sencillez puede inspirar a un genio!

Una hora navegando será lo que nos separe del islote de Massa d’Oros, que es donde delimitan las montañas del pirineo con el mar. Ante nosotros el Golfo de León y más allá un lugar a destacar es el faro y cueva del Infern, una cueva marina que podréis visitar desde un kayak o una tabla de paddle surf si hace buena mar. Le llaman así porque el agua coge tonalidades rojizas al amanecer. Si os decidís a hacer una ruta por tierra podréis visitar el faro y desde allí acceder a otras calas interesantes. 

Cala Culip será otra paradita para hacer algo de snorkeling, relajarnos y tomar el sol y para volver a la civilización haremos una parada en el Port de la Selva de tradición pesquera. Antes de plantearnos si ya es hora de virar y volver con rumbo Palamós podemos parar en Cala Tavallera en pleno Cabo de Creus, una cala virgen lo que os proporcionará relax, paz y un agua con una calidad excelente.

Hay muchas opciones, en cualquier caso la Costa Brava seguirá esperándonos con sus calas y paisajes mediterráneos, siempre sorprendiéndonos, verano tras verano. Ver barcos en alquiler en la Costa Brava

Tags:

2 comentarios

  • ESTUPENDOS LUGARES MÁNDENME INFORMACIÓN DE RENTA DE BARCOS PARA PLANEAR EL VERANO, A VER SI YA SE PUEDE POR LA PANDEMIA.

    1. Avatar carlos dice:

      ¡Gracias por tu interés Juan Elicio! Comparto tu mensaje con el equipo de ventas, aunque siempre puedes mirar los barcos disponibles en http://www.nautal.es

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *