Qué barco alquilar… preguntas frecuentes

  • carlos 28 marzo, 2019
  • Home

¿Qué barco me conviene alquilar? o ¿Qué barco necesito? Cuando piensas en alquilar un barco, no siempre sabes cuál elegir. La oferta es abundante y la variedad de sus características y posibilidades también. Debes responder algunas preguntas para considerar tu elección y dar en la diana. Has de montar tu puzzle con éxito, encajando algunas piezas que están relacionadas entre sí. Intenta ser realista y pensar en lo que realmente harás, no solo en lo que te gustaría, pues a veces no resulta factible.  Tu barco de alquiler perfecto te espera en Nautal.

Ahora predúntate lo siguiente:

¿Cuántos somos?

El número de personas es una de las claves a considerar al momento de elegir qué barco alquilar. Debe haber espacio a bordo para todos y para poder vivir a bordo cómodamente. Considera  las plazas donde dormir, en camas sin usar las del salón convertible y el número de cabinas de aseos, pero no pierdas de vista las medidas de la mesa donde sentarte a comer o compartir un aperitivo. El mismo espacio válido para dos adultos y cuatro niños, suele ser insuficiente para seis adultos. Estar apretado no es bueno al navegar o convivir, y en el mar buscamos pasarlo bien y relajadamente.

¿Navegamos a motor?

Si eres de los que siempre navegas en veleros, alquilar un barco a motor puede ser una buena alternativa. Podrás cambiar el tipo de navegación y despreocuparte por unos días de izar o arriar velas. También te facilitará las cosas a la hora de pensar con quién vas a navegar, pues no precisarás imperiosamente la ayuda de alguien para maniobrar.

¿Elegimos un velero?

Navegar en un velero de alquiler requiere mayores conocimientos que hacerlo en un barco de motor. Si nunca lo has probado, alquilar un velero es la mejor solución. Seguro que tienes algún amigo o familiar que sepa navegar a vela, y te guíe en la experiencia. Recurrir a un patrón profesional también es una buena solución para romper el mito de disfrutar del viento.

¿Qué plan tenemos?

El programa de navegación también es fundamental para elegir qué barco alquilar. Si prefieres navegar más horas, presta más atención a sus prestaciones y capacidad de navegar. No es lo mismo arrancar el motor para desplazarnos 6 millas hasta una cala que cruzar a Baleares desde la península. Si, por ejemplo, vives en la península y quieres navegar en Baleares, el tipo de barco idóneo no será el mismo si lo alquilas allí o vas y vuelves navegando. Los motores o las velas merecen atención si las singladuras son largas. Pensemos en potencia suficiente y considerar el consumo de combustible, en el tipo y superficie de las velas, así como un equipamiento adecuado para maniobrarlas.

¿Dormimos fondeados o en amarre?

Dormir cada noche en puerto o fondeado cambia las cosas a considerar. Condiciona desde el espacio donde estibar víveres, hasta cuántos litros de agua dulce caben en el depósito, o si la nevera es suficiente para tantos alimentos frescos y bebidas. También influirá para considerar el espacio de las zonas del barco, pues si al anochecer atracamos y bajamos a cenar en tierra, las medidas de asientos o mesa pierden importancia. Incluso en lo referente al número cabinas de cabinas de aseo respecto al de tripulantes si en la marina tienen vestuarios. donde poder ducharnos y asearnos.

¿Llegamos hasta la orilla?

Si te gusta llegar a rincones muy poco frecuentados, calas de roca o pequeñas playas sin apenas barcos alrededor, seguramente deberás superar zonas de poco calado y angostas. El calado del barco puede limitarnos, pero la eslora también. Hay calas que se van estrechando tanto que es imposible maniobrar para dar la vuelta al barco. Si eres amante de estos escasos escenarios, asegúrate de que el barco que alquiles incluya una sonda que funcione correctamente, y también que tenga cartas de navegación o guías náuticas de la costa. Puedes ver lanchas en alquiler, alucinantes, aquí.

¿Cuánto cuesta alquilar un barco?

La pregunta del millón. Pero depende otra vez de qué barco quieras. A más eslora, prestaciones de navegaciones mayores, espacios amplios, más cabinas, y normalmente todos los “más” suponen también un presupuesto mayor. Si no lo tienes claro, valora si prefieres alquilar el barco menos días con “más, o más días con “menos”. Al sopesar el presupuesto también es importante mirar el equipamiento de los posibles candidatos. Mira si en el precio incluye ciertos extras como la embarcación auxiliar, su motor fueraborda, toldos, velas, etc., y valora su conveniencia para el programa de navegación que realizarás. También debes considerar las distintas antigüedades del mismo modelo, que suelen influir en el precio.

¿Cuántos días navegamos?

El número de días que vayas a navegar, al margen del presupuesto, también puede ayudarte a dilucidar algunas dudas de las preguntas anteriores. No es lo mismo arriesgar con poco espacio interior, en la bañera y cubierta durante un fin de semana que si vas a navegar durante una semana. Equivocarse en temas relacionados con la convivencia y la comodidad no afectan por igual según los días que debamos soportarlos.

¿Cuándo reservamos?

Formalizar una reserva con antelación puede suponerte un ahorro. Tal vez ese “pellizco” te ayude a resolver las dudas de tu elección. También merece la pena alquilar en temporada baja o media, con precios muy favorables, que te permiten opciones impensables en temporada alta.

¿Tenemos la titulación necesaria?

No pases por alto las capacidades de navegación del título que tienes. Repasa la normativa para asegurarte que puedes gobernar legalmente el barco que has elegido.

Y visita www.nautal.es para elegir qué barco en alquiler prefieres para tu próxima vacación en el mar.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *