Navega por las Canarias: ruta por Lanzarote

Si eres de los que no dan el verano por terminado y buscan cualquier destino próximo a la península, este post te va a gustar. Te proponemos una ruta por Lanzarote, isla del archipiélago canario. Incluso durante los últimos meses del año las temperaturas rondan los 22ºC, un clima ideal para navegar. No se nos ocurre una mejor manera para despedir el año que disfrutar del mar  y conocer lugares de ensueño.

Lanzarote se encuentra en el Océano Atlántico, paraje conocido por la diversidad de playas tanto de arena negra como blanca rodeadas de agua cristalina. Fue reconocida y declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en Octubre de 1993. Podrás comprobar que su naturaleza es muy característica por lo que, aquellos para los que el mar es vuestro marco ideal, disfrutaréis navegando en cualquier rincón de esta isla.

Día 1

Embarcamos en el Puerto Deportivo Marina Rubicón, nos instalamos en el velero y nos aprovisionamos de todo lo necesario para el trayecto. Como hace buen tiempo, nos ponemos rumbo noroeste para ir bordeando la isla. A 2 millas nos encontramos con la Costa de Papagayo, conocida como la joya de la corona de las playas blancas de Lanzarote. El contraste de colores invita a bañarse y disfrutar del paisaje. Son casi 2 km con gran diversidad de calas rodeadas de Los Ajaches. Se vislumbra el islote de Lobos y Fuerteventura, es sin lugar a dudas una imagen espectacular. Aprovecharemos este momento para fondear y comer. Antes de que anochezca, nos dirigimos hacia Playa Quemada donde pasaremos la noche fondeados.

Costa del Papagayo

Costa del Papagayo

Día 2

Nos despertamos con la primera luz del día, las vistas de Playa Quemada son muy características de esta isla. Su nombre hace referencia al color oscuro de la arena siendo un paisaje lleno de contrastes y fuera de lo habitual. Izamos velas y nos dirigimos rumbo norte hacia el Barranco del Quiquere a apenas una hora de navegación. Este es un buen lugar para hacer snorkel y dejarse maravillar por su biodiversidad. La tranquilidad del mar propicia esta actividad, podrás disfrutar y admirar del fondo marino de la mejor de las maneras. Seguimos hacia el norte pasando por Puerto del Carmen y sus largas playas. En temporada alta suelen estar muy frecuentadas. No paramos hasta llegar a la Cala El Ancla en la Costa Teguise. También es conocida como la Playa del Rey ya que muy cerca están Las Maretas, antigua residencia del Rey de España regalo del Rey Hussein de Jordania y actualmente Patrimonio Nacional. Es difícil resistirse a darse un baño en esta piscina natural así que nos lanzamos al agua y hacemos una parada para comer. La temperatura es idónea para contemplar desde cubierta el atardecer.

Día 3

Desayunamos para coger fuerzas ya que nos espera un trayecto de casi 3h para llegar a nuestro destino, Punta Mujeres. Durante el trayecto avistaremos calas rocosas de gran encanto visitadas por algún habitante en busca de intimidad y relajación. Cuando llegamos a Punta Mujeres vemos claramente la división de piscinas naturales provocada por la lava solidificada. Pararemos para comer y luego seguiremos rumbo a Los Caletones, Órzola. Al llegar, nos encontramos con un lugar de alto valor paisajístico. Fondearemos y nos acercaremos a la isla para visitar Jameos del Agua. Jameo es una palabra de la toponimia de Lanzarote, que se utiliza para referirse a aquellas cuevas en las que el techo se ha desprendido. Así que podéis haceros una idea de la maravilla que encontraremos. Muy cerca tenemos la Cueva de los Verdes la cual recomendamos visitar, es un lugar mágico que debemos incluir en nuestra lista de paradas obligatorias. Una vez terminada la visita, regresamos al barco para cenar y descansar.

Los Caletones, Órzola

Los Caletones, Órzola

Día 4

Nos levantamos aún con los recuerdos de las cuevas, pero tenemos que seguir con nuestra travesía. Hoy bordeamos el norte de la isla para situarnos en el lado oeste e ir descendiendo paulatinamente. Pero antes, pararemos en la playa la Francesa, situada en la isla La Graciosa. Llegaremos sobre mediodía, es un sitio ideal para fondear y tomar un tentempié. Es una playa salvaje de arena blanca y aguas turquesas, todo un contraste asombroso. Nos impacta la muralla de piedra natural  que forma el Acantilado de Famara. Es nuestro próximo destino, pero de momento, fondeamos para disfrutar de La Francesa y el paisaje que nos ofrece. Nos esperan casi 3h de navegación para llegar a Risco de Famara donde fondeamos para pasar la noche.

Día 5

El despertar en Famara nos impacta por su paisaje. No es de extrañar ver practicar deportes acuáticos como el surf o el kitesurf. Tras desayunar ponemos rumbo al sur donde nos espera nuestro primer destino del día, Las Malvas en Tinajo. Tras un poco más de 3h de navegación alcanzamos nuestro destino; una cala de arena negra producto de la erupción de Timanfaya. Hoy haremos una excursión al Parque Nacional de Timanfaya, lugar en el que visitamos las erupciones volcánicas más importantes y sin apenas alteraciones humanas. Regresamos al velero, donde descansaremos y preparamos el viaje de mañana.

Día 6

Hoy nos dirigimos rumbo a Janubio (Yaiza) donde encontramos una majestuosa playa de arena negra. Navegamos con precaución ya que las corrientes son fuertes en esta franja, pero la travesía vale la pena. Posiblemente encontraremos bandera roja y por precaución prescindimos de darnos un baño.

Janubio, Yaiza

Tras la comida, nos dirigimos a Los Charcones a poca distancia. El paraje que encontramos es opuesto a la playa negra que acabamos de dejar, lo forman piscinas naturales entre las rocas de lava.

Los Charcones

Los Charcones

Día 7

Hoy es nuestro último día así que lo aprovecharemos visitando la parte sur antes de volver a puerto. A una hora escasa de navegación llegamos al Faro Pechiguera, señalizando el Estrecho de la Bocaina que se sitúa entre Lanzarote y Fuerteventura. Es un bonito lugar para tomar un aperitivo y lanzar las últimas fotografías de recuerdo. Llegaremos al puerto al medio día para desembarcar y amarrar el velero. Aún nos quedan fuerzas y día por delante, así que aprovecharemos para ir a comer los platos típicos de la isla y visitar el Castillo del Águila.

Durante la comida, recordamos todos los momentos de nuestra visita a Lanzarote y sin más dilación empezamos a dar nombres para nuestro próximo destino.