motor intraborda

Mantenimiento del motor en las embarcaciones para chárter

En este Blog queremos hacer hincapié en la importancia del mantenimiento del motor en las embarcaciones para chárter. Como propietarios de embarcación, seguro que seguimos un mantenimiento óptimo del motor de nuestro barco. Además conocemos sus  necesidades, sonidos y trucos.

 

 

Pero si vamos a alquilar nuestro barco, hay algunas medidas que nos ayudarán a prevenir los incidentes, a mejorar la calidad de vida de nuestros clientes y nos supondrán un importante ahorro en posibles reparaciones.


Desde la empresa de motores marinos, generadores y accesorios Solé Diesel compartimos con vosotros algunos consejos.

Debemos tener medidas preventivas, de mantenimiento y de control.
Que son aplicables tanto a motoras como veleros con motor intraborda.

Pre-charter
Antes de alquilar el barco, de motor o de vela, pequeñas modificaciones y aspectos a tener en cuenta.

Empezaremos por limpiar a fondo el habitáculo del motor. De este modo podremos controlar mejor las posibles fugas o pérdidas.

Revisar los niveles de aceite marino, aceite de la inversora y refrigerante. Para asegurarnos que están en los niveles correctos, con la textura y densidad óptima. Una densidad demasiado espesa o líquida de los aceites puede ser la señal de que algo no está funcionado del todo correctamente en el motor. Y puede suponernos problemas a medio plazo.

Arrancar y observar los ruidos que hace el motor y el color del humo. Ya lo conocemos, pero si tomamos conciencia de ello, cuando nos devuelvan el barco podremos detectar con una simple arrancada si han habido incidentes o un trato correcto.

Repasar la alineación del eje y la estopada. Por ahí podemos tener problemas de vibraciones, desajustes de la bancada o filtraciones de agua.

Instalar un filtro de agua de refrigeración. No todas las embarcaciones disponen de un filtro de absorción de agua de refrigeración para el motor. En muchos casos no se instala confiando en que el barco navega por “aguas limpias” pero además de protegernos de algas u otros elementos marinos, los filtros de agua protegen el sistema de refrigeración del motor de nuestra embarcación de otros elementos que parten de playas u otros barcos y pueden obstruir el circuito abierto de refrigeración de agua salada y consecuentemente provocar un  sobrecalentamiento del motor. A las instalaciones de la fábrica de motores marinos Solé Diesel nos han llegado para reparar motores con los objetos más extraños dentro de los circuitos de refrigeración.

Este es un buen momento para revisar el estado de los grifos de fondo. Mirar que no hayan fugas, óxidos ni síntomas de corrosión en los grifos de fondo. Abrirlos y cerrarlos un par de veces, asegurarse que cierran y que dejan circular bien el agua una vez abiertos. En estos casos, si los que van a alquilar el barco tienen poca experiencia, quizás es buena idea plantearse el dejarlos abiertos desde el principio, para evitar que naveguen a motor con los grifos de fondo cerrados.

Y en este punto, instalaríamos una alarma de alta temperatura de motor. Una señal acústica que nos indique que algo no está funcionando correctamente.

Ciertas filtraciones a la sentina son inevitables. Sobre todo si el casco es de madera. Aunque nosotros sí que estamos pendientes y vamos abriendo las tapas y controlando, en este caso debemos instalar una bomba automática de achique de sentina. Se activará sola ante la presencia de agua.

Nosotros somos muy conscientes de las gasolineras que elegimos, pero nuestros usuarios no tienen por qué ser tan cuidadosos. Es más que recomendable instalar un filtro separador de combustible que nos separe el gasoil de los otros líquidos contaminantes como el agua, para poder hacer frente a las calidades de gasoil que nos vamos a ir encontrando en las gasolineras de los puertos.

Un corta cabos puede salvar al patrón de situaciones incómodas y liberar el barco con mucha facilidad. Los hay de varias medidas y cuchillas, que se adaptan a la eslora y nuestras necesidades. Si vamos a navegar en zonas habituales de pesca, o a vela, se hace casi indispensable.

Las hélices son esas grandes olvidadas, y tener una hélice de respeto a bordo puede sacarnos de situaciones comprometidas. Si en plena temporada alta nos sale un problema puede ser que nos veamos obligados a retirar el barco del mercado unas semanas. Junto con un kit de respeto de manguitos, termostato del motor y relé de arranque se convierten en grandes aliados que nos permiten, con una sencilla maniobra de cambio, estar navegando en unas horas.

Es también recomendable dejar a bordo una serie más de recambios. El kit de travesía básico para un rápido mantenimiento del motor.

Hay dos elementos que nos ayudarán a ahorrarnos muchas llamadas a salvamento marítimo, que son: instalar un indicador acústico de “bajo nivel” de gasoil, además del indicador de aguja del panel. Y tener a bordo un bidón de gasoil extra con unos cuantos litros que nos permitan hacer la maniobra de amarre a motor, aunque debamos llegar hasta el puerto a vela.

Como medida preventiva podemos plantearnos el limitar las RPM actuando sobre el tope máximo de carga de la bomba inyectora.

Lo habitual es que si arrancamos el barco con la marcha puesta, terminemos comiéndonos el pantalán. Antes de arrancar debemos asegurarnos que tenemos el barco en punto muerto. Vacaciones, un ambiente relajado, el buen tiempo o un tripulante que se apoya sobre el mando, puede hacer que, sin querer, arranquemos el motor con la marcha puesta. Podemos instalar un interruptor de punto neutro o muerto para evitar el arranque en caso de tener una marcha embragada.

Debemos hacer una guía rápida y visual de arrancado, fondeo, parada y significado de las luces y alarmas del panel de instrumentos. Que podemos diseñar nosotros mismos fácilmente, a partir de las hojas de especificaciones técnicas de nuestro motor marino diesel. Añade la información de en qué posición han de quedar las baterías durante la parada, fondeo y navegación a vela o motor.

Llevar los mantenimientos y revisiones al día aportará al cliente una sensación de seguridad, garantía y confianza que nos aportarán valor añadido. Tienes a tu disposición una guía paso a paso de cómo hacer el mantenimiento básico de tu motor de barco.

Aunque parezca muy evidente, asegúrate de tener una copia de las llaves fuera del  barco, en nuestro poder. En tierra firme y de fácil acceso. Y proporcionarle al cliente dos copias, una que se la quede el patrón y otra guardada en el interior del barco… Por si caso la primera se extraviara.

En caso de que no disponga de un interruptor que indique con alarma el estado de la presión del aceite del motor marino es recomendable instalar una alarma de baja presión de aceite. De este modo protegemos los elementos del motor y evitamos un mal mayor. Es importante seleccionar cuidadosamente el aceite con el que decidimos nutrir el corazón de nuestro barco. Puedes leer la importancia del lubricante del motor marino.

 

Durante el chárter

Para que los usuarios tengan una experiencia más agradable y estén preparados ante cualquier adversidad, hay una serie muy básica de elementos que les debemos dejar a bordo.

  • Repuesto de los filtros de aceite y combustible
  • Recambio de la correa
  • Una lata de aceite
  • Una lata de aceite ATF para la inversora, si corresponde
  • Refrigerante
  • Trapos
  • Una caja con las herramientas básicas
  • Recambio del filtro decantador de gasoil – agua
  • Rodete de bomba de agua salada y la junta de la tapa frontal 

Aunque muchos de estos elementos no los va a estar usando directamente nuestro cliente, sí que nos ayudarán a agilizar las posibles reparaciones por parte de cualquier mecánico marino en cualquier puerto. De este modo no debemos estar pendientes de plazos de entrega, horarios de oficinas… Aunque empresas de accesorios y recambios marinos como Solé Diesel están abiertos todo el verano, siempre tienen stock y entregan a cualquier lugar en 24 o 48 horas. Si nuestro barco va a tener un uso profesional, es mejor reducir las horas de varada al mínimo posible.

Puedes, además, usar junto a tu cliente nuestra lista de comprobación antes de zarpar. Un pre-sail checklist. Repasarla te da la oportunidad de revisar todos los elementos de tu barco, junto con tu cliente.

Debes dejar en el barco el manual de operación y funcionamiento para embarcaciones de recreo de tu motor diesel.
Añade una tarjeta con tus datos de contacto ante emergencias y el folleto de salvamento marítimo. Por si tú no estuvieras disponible, deja el teléfono y correo electrónico de tu mecánico de confianza.

 

Post chárter

En principio los clientes han tenido una experiencia perfecta con nuestro barco y el motor ha funcionado como un reloj. Pero siempre debemos tomar unas medidas de control y revisión para certificar que esto ha sido realmente así.

Podemos empezar por revisar si se ha manchado el habitáculo del motor. Si ha sido así debemos detectar posibles fugas, filtraciones o pérdidas.

Medimos los niveles de aceite motor,  aceite inversor y refrigerante. Si han cambiado en exceso la coloración, densidad o la cantidad hay que confirmar el motivo y solucionarlo. Si la variación es sólo debida al uso normal, con rellenarlos habría suficiente.

Puedes consultar nuestro tutorial sobre mantenimiento básico para ver cómo hacer una medición correcta del nivel de aceite del motor del barco.

Arrancaremos el motor y estaremos pendientes de ruidos, vibraciones en la línea del eje… y verificaremos si hay vibraciones o filtraciones extrañas en la estopada o la bocina seca. De este modo detectaremos si se han podido dar un golpe que pueda afectar la hélice o todo el conjunto de eje o motor.

Miraremos que el escape de humos  funcione correctamente y el color sea el de siempre, y lo mismo con la entrada y salida de agua salada  que utilizamos para la refrigeración, no fuera que esté obturada.

El último paso es revisar si se han consumido componentes (accesorios o recambios marinos) y reponerlos.

 

¿Qué te parecen estas recomendaciones?
¿Qué otros aspectos tienes en cuenta en el cuidado y mantenimiento del motor de tu barco?