Alquiler de Barcos Menorca- Nautal

Mallorca, Menorca y las Pitiusas

La mejor manera de ver las Baleares – en un chárter

El archipiélago Balear, situado al este de la Península Ibérica, está compuesto por dos conjuntos de islas; las Gimnesias y las Pitiusas. Las primeras con la capital, Mallorca, pero también con Menorca, Cabrera, y algunos islotes como La Conejera. En cambio, las Pitiusas están compuestas por dos grandes islas, Ibiza y Formentera, y pequeños islotes como Espalmador o Espardell.

Las maravillosas aguas de color turquesa, la gastronomía mediterránea, considerado como una de las mejores del mundo, unas temperaturas inmejorables, unos paisajes idílicos e increíbles calas y playas, convierten a las Baleares en un destino perfecto para alquilar un barco y visitarlas desde el mar.  Todo esto sin olvidar la amplia oferta de actividades que ofrecen estas islas.

En total, las cuatro grandes islas tienen más de 300 playas y calas de arena blanca, rocas, paisajes con pinos, aguas azul cristalino… que podrán disfrutar todas aquellas personas que decidan acercarse hasta ellas. No hay que olvidar que si alquilas un chárter podrás llegar a calas recónditas, en muchos casos, sin afluencia de turistas.

Alquiler de Barcos Menorca- Nautal

¿Qué visitar en las islas?

Hay múltiples lugares que visitar con tu embarcación, y sin ella, a lo largo y ancho de las islas Baleares. Te destacamos algunas de las visitas ineludibles si viajas a alguna de estas islas.En Menorca podrás encontrar una multitud de calas, aunque las imprescindibles son las de Cala Macarella, Cala Macarelleta y Cala Turqueta, caracterizadas por sus aguas azules, gran tranquilidad, paisaje de pinos, y cobijadas por acantilados. La Cala Pregonda, también es una visita obligatoria, con su color rojo, puedes llegar en tu chárter y fondear para poder darte un baño de barro, que te dejará la piel suave.

Aunque la isla de Formentera es la más pequeña, podrás visitar muchas calas y playas. Si has alquilado un barco, podrás visitar Espalmador, una pequeña isla, casi deshabitada, a la que solo se puede acceder en una embarcación. Además, podrás navegar alrededor del faro de la Mola, situado en la zona más elevada de la isla, y que ha sido escenario de algunas películas del cine español.

En la capital de las Baleares, Mallorca,  disfrutarás de monumentos arquitectónicos como el Castillo de Bendinat o el de Bellver. Si prefieres disfrutar del mar, Cala Varcas es una visita importante de la isla, ya que es una de las calas vírgenes que podrás encontrar. Su mayor belleza se aprecia desde el mar, por tanto, es imprescindible haber alquilado previamente una embarcación. Finalmente, en Mallorca deberás visitar la Cala de Mondragó, uno de los entrantes más grandes de la isla, declarado Parque Natural en 1992.

Si prefieres el ocio nocturno, en cualquiera de las islas podrás encontrarlo, aunque Ibiza es la isla por excelencia para esto, gracias a su amplia cantidad de discotecas. Aun así, si prefieres navegar, podrás disfrutar desde tu barco de la mejor puesta de sol de toda la isla en Cala Saona, escuchando de fondo el ruido de los tambores que no cesarán hasta que se ponga el sol. En cambio, si buscas tranquilidad y alejarte del bullicio turístico, Cala Gracioneta es el destino perfecto. En sus aguas tranquilas podrás practicar buceo o simplemente relajarte en tu barco.

 

Temporada de navegación y clima

El clima de las Islas Baleares tiene todas las características típicas del clima mediterráneo.  Suaves brisas, un nivel bajo de precipitaciones y agradables temperaturas son los tres elementos más remarcables, que ayudan a convertir a este mini archipiélago en uno de los destinos vacacionales más importantes casi todos los meses del año.

Aunque la temporada alta está comprendida entre los meses de junio, julio, agosto y septiembre, también hay buenas condiciones para navegar los meses de abril, mayo y octubre, encontrando una mayor tranquilidad, ya que un porcentaje inferior de turistas, pero también unas temperaturas más refrescantes y no tan calurosas. También es destacable el alto nivel de humedad en el ambiente, llegando al 72%.

En general, la temperatura media de las Baleares comprende temperaturas entre los 15 y 20 grados. Los veranos acostumbran a ser calurosos y secos, con temperaturas que oscilan entre los 20 y 26 grados, pudiendo llegar a superar los 30 grados sin ningún problema. En invierno se produce un descenso considerable de la temperatura. Estas fantásticas temperaturas permiten disfrutar al máximo de la navegación, pero también del mar y las playas.

Al ser un clima caluroso, con muchas horas de sol diarias, la temperatura del agua ronda durante todo el año los 20º, mientras que en la temporada de verano, está en los 26º. Esto permite disfrutar al máximo de actividades náuticas como el buceo, el snorkel o incluso de nuevos deportes como el paddel surf.

Un elemento significativo de estas islas, y que hay que tener muy en cuenta a la hora de alquilar un chárter son los vientos. Predominan, en invierno, los vientos del oeste-sudoeste, mientras que en verano, los del este. El aire que se puede encontrar en estas islas no perjudica la navegación, y los recorridos en barco son seguros y favorables durante los meses de verano.

Si el viento o el mar aumentan de intensidad, siempre puedes ir a sotavento de la isla, donde estarás protegido, en una navegación razonablemente corta.

Es importante conocer los vientos que afectan a cada una de las islas que engloban el archipiélago Balear, para adaptar nuestras rutas a la hora de navegar.

En el caso de la isla de Menorca, también conocida como la isla del viento, durante todo el año tiene presencia el viento de Tramontana, en los meses de verano ayuda a soportar mejor las temperaturas calurosas. Las brisas frescas que se originan en este territorio, hacen propia la navegación. En cambio, en invierno, es más fuerte, pudiendo llegar a los 100 km/h.

En Ibiza, igual que en Menorca, los dos vientos que predominan provienen del norte, en este caso es el Grega, que sobre todo tiene una mayor presencia en invierno, y el Mistral, que también tiene mucha presencia en la isla blanca, con sus brisas suaves que ayudan a la navegación con un chárter.

Formentera es otra de las islas con viento predominante del norte, el Mistral, que aumenta el porcentaje de probabilidades de las precipitaciones. También tiene el Marín, que por el contrario, procede del sudoeste y trae consigo aire caliente.

Mallorca, la isla perfecta para los amantes de la vela. Es la zona de las Baleares en la que confluyen los vientos de Mistral y Tramontana que provienen del norte y noroeste, con los vientos del sur que ayudan a despejar los cielos y aumentan las temperaturas.

 

Mareas y profundidad del mar

Las mareas en el Mediterráneo, y en concreto en las Baleares, no son fuertes y apenas perceptibles. La bajamar se produce alrededor de las doce de la noche, y tiene una continuidad hasta el mediodía del siguiente día. Por el contrario, las mareas altas no tienen unos horarios concretos establecidos, pero sí se suelen producir generalmente a las seis de la mañana, y sobre las seis de la tarde, antes del atardecer.

En el caso del fondeo es muy importante que se haga buscando la tierra, ya que si se fondea en la poseidona, se puede dañar a esta planta, además, de la falta de agarre del ancla, por lo que se puede producir un riesgo elevado de garreo, es decir, cuando el ancla se desprende del fondo por no estar bien anclada.

Menorca sí que es un poco especial, ya que en ella se produce un fenómeno meteorológico específico; la risagga. En concreto, es una oscilación del mar en algunos puertos y calas a causa de fuertes vientos originados en la troposfera, un aire cálido en bajos niveles de la atmósfera, que provocan, de manera brusca, subidas y bajadas del nivel marítimo. No suceden de forma frecuente, pero aun así, hay que estar informado por si sucede mientras estamos disfrutando de nuestras vacaciones a bordo de un barco.

En general, las mareas no es uno de los temas que te tienen que preocupar si decides alquilar un barco en las Baleares.

Alquiler de Barco en Formentera- Nautal

Es muy importante que para seguir disfrutando de este magnífico paraje, tengamos conciencia, y no tiremos desechos al mar, o ensuciemos las playas tan preciosas de arena blanca que rodean las islas.

Recorrer todas las islas que componen el archipiélago Balar a borde un chárter es una experiencia irrepetible. No es necesario recorrerlas todas en unas mismas vacaciones, cada año puedes planear una ruta distinta por cada una de ellas, y aun así, siempre te quedarán lugares de ensueño por descubrir.