Cómo actuar si hay un incidente en un alquiler

Al final llegó la hora de que volvieran los clientes, me llamaron y quedamos a la hora exacta. Un amigo mío que me iba a ayudar llegó antes y me llama: “oye, que te han roto la vela” y yo no me lo creí, pensaba que me estaba tomando el pelo. Era la primera vez que tenía un incidente en un alquiler.
Al llegar veo que efectivamente la vela mayor estaba rota cerca del puño de driza. Dios, mis peores temores se hicieron realidad.
Revisamos el resto del barco y todo estaba bien. Acordamos con los chicos que llevaríamos la vela a la velería y según nos dijeran, les devolveríamos la fianza, la cual era de 400€ y nos despedimos. El motivo de fijar la fianza en 400 euros es que este es el importe que tengo de franquicia en el seguro. Así, si se rompe algo de menos de 400 euros, lo pagaría el cliente y si es de más de 400 euros entre el cliente y la aseguradora.
La verdad es que la rotura era fea y llamé a la velería, los cuales me tranquilizaron, me dijeron que prácticamente todas las roturas son reparables, así que les llevé la vela. Me hicieron un presupuesto de 150€+IVA, lo cual me relajó mucho. Una vela nueva cuesta de 1500 a 2500 euros según la calidad deseada, y estaba preocupado. La velería me confirmó que el motivo de la rotura era probablemente un exceso de tensión en driza.
Llamé al cliente y le dije a lo que subía, que la velería había dicho que la causa era un exceso de tensión en driza y que le devolvería los 220€ restantes de la fianza, a lo cual estuvo de acuerdo.
El día que fui a la velería vi que habían hecho un magnífico trabajo y habían reforzado toda la zona. La vela estaba como nueva.
Al final me di cuenta que, como casi siempre en la vida, lo pasas peor por lo que te imaginas que por lo que acaba siendo a pesar de que lo que acabe pasando sea la alternativa pesimista.
Ahora ya he hecho cuatro alquileres más sin ningún incidente y ya he cubierto todos los gastos anuales del barco (varada, antifouling, mantenimiento, revisión del motor y amarre).
Alquilar tiene este riesgo, pero he descubierto que todo tiene solución y que los ingresos que obtienes al alquilar compensan con creces este riesgo asumido.